Pasaron muchas cosas importantes al mismo tiempo, igualmente tuve una sensación de nervios, ya que es totalmente normal cuando emprende por primera vez. A principios de esta semana, recibí una noticia de mi supervisor del proyecto de Preservación Histórica indicándome que los estudiantes del colegio de San Ignacio de Loyola que vinieron a ver la demostración, volverán nuevamente al taller de Bastión de Santa Elena para trabajar voluntariamente.

Yo aceleré los pasos para recibir a los estudiantes en el taller, resulta ser que el historiador del parque Eric López lo recibió antes en el taller de Preservación Histórica. Sentía que mi corazón iba a estallar, ya que es mi primera vez que dirijo a un grupo de aproximadamente de 5 – 8 estudiantes. En ese momento me acordé una frase que indicó la sordo-ciega Helen Keller que: “La vida es una aventura desafiante o nada en absoluto”. Así que me relajé, mientras el historiador daba un recorrido educativo y yo me preparaba para ofrecerle un adiestramiento sobre el uso del equipo a los estudiantes. Fue impresionante, ellos aprendieron ágilmente, ya que son muy disciplinados, enfocados y rigurosos en todo lo que hacen.  En ese momento sentí una gran motivación de ser instructora, sentir el deseo de ayudar a mejorar la calidad educativa y ayudar a transmitir conocimientos. En la cual, tomé una decisión imprevista que me gustaría trabajar voluntariamente como educadora para niños de bajos recursos.

Student at Colegio de San Ignacio de Loyola.El conservador Cesar Piñeiro y yo examinábamos a este grupo de jóvenes, no tuvimos que intervenir en ningún momento, ya que los chicos estaban enfocados haciendo la limpieza manual diligentemente de diversos calibres. Nos tomó mucho tiempo, mientras ellos hacen la limpieza manual y yo decidí tomar una nueva tarea que es documentar las balas de cañones no identificadas para introducir en la base de datos. Me estaba divirtiendo mucho y el tiempo pasó volando… Decidimos recoger y organizar nuestras herramientas de trabajo. Luego obtuve agradecimientos y respetos por parte de mis compañeros.

The NPS employees were lifting the iron cannon.Al otro día, los empleados de albañilería, los empleados de mantenimiento y los empleados de preservación histórica colaboraron para levantar y transportar el cañón de hierro para instalar en el bastión de Austria en el Castillo San Felipe del Morro. No es complicado trabajar en equipo, pero requiere mucho trabajo, tiempo, confianza y dedicación. En la cual tuve documentando todo el procedimiento de levantamiento y mudanzas de cañones y registrando la entrada del nuevo cañón de bronce, llamado “El Anade”. Ese será el próximo cañón que se va a proceder una limpieza manual y luego sumergirá al tratamiento de electrólisis.

Creme BruleeFue una diligencia muy agotadora, aunque salí cansada con una mega sonrisa. Debido a que recibí varias felicitaciones entre textos, llamadas y mensajes bonitos de mi cumpleaños. También recibí un obsequio hermoso de parte de mi esposo, una cena romántica con un “crème brûlée” de vainilla, es uno de mis postres favoritos. Finalmente, me llegó una invitación de evento recreativa de los “U.S.A.F. Thunderbirds” por parte de San Juan National Historic Site. Así que decidí ir con mis amistades a ver esos impresionantes vuelos acrobáticos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Fue una experiencia única e inolvidable, donde los pilotos mostrando sus habilidades aéreas con buena coordinada y mayor precisión en cada de sus movidas. El momento más emocionante fue observar los rostros emocionantes y escuchar las risas en nuestro alrededor, es maravilloso sentir como se transmite esa felicidad.

USAF Thunderbirds

Share:
Written by Marta Zayas
is a graduate student in art history and deaf women’s studies at the University of Puerto Rico.